Condensación en las ventanas

Publicado por en la categoría
2206
Condensación en las ventanas

La condensación en las ventanas ocurre cuando la temperatura de la superficie interior de la ventana es tal que el aire en contacto directo con esta superficie no es capaz de mantener en estado gaseoso el agua que contiene. Al momento físico donde la relación temperatura-humedad del aire permite que comience la condensación se le llama punto de rocío.

En el hogar o lugar de trabajo, normalmente aislado de la temperatura exterior, cualquier actividad que podamos realizar carga el ambiente de vapor de agua: darnos una ducha, lavar y secar la ropa, preparar la comida o limpiar la vajilla… Este vapor de agua generado propiciará el fenómeno de la condensación.

¿Qué es la condensación en las ventanas?

Mientras más caliente esté el aire más agua podrá almacenar, pero al enfriarse, el agua pasará de su estado gaseoso al estado líquido, depositándose en las superficies frías que encuentre. El rocío matinal es un ejemplo de condensación que ocurre en la naturaleza. Durante el día el Sol calienta la atmósfera haciendo que absorba más agua que se condensará cuando el aire pierda temperatura durante la noche, depositándose en el suelo.

El mismo fenómeno ocurre en una ventana. Si la superficie interior de la misma está lo suficientemente alta, el agua se depositará en la ventana con los problemas y molestias que esto acarrea, ya que provocará el deterioro rápido de la propia ventana y de las zonas adyacentes como techos y paredes, que sufrirán humedades, moho y otras complicaciones.

¿Cómo combatir la condensación en las ventanas?

De lo anterior se desprende que ventilando para reducir la humedad relativa del aire de la vivienda o aumentando la superficie interior de la ventana se aumenta el punto de rocío, disminuyendo la probabilidad de condensación.

Es por ello que los radiadores de calefacción suelen colocarse bajo las ventanas, pero calentar una ventana es como tapar con la mano un agujero en el fondo de un cubo.

Una ventana es una barrera térmica por lo que debe reducir el intercambio de temperatura entre el exterior y el interior de la vivienda. De ahí la importancia de los materiales de los que está hecha.

El PVC, es un aislante natural. Incluso en un riguroso invierno en el que el aire frío nos envuelve, la ventana de PVC mantendrá una temperatura agradable al tacto.

Y lo mismo ocurre en un caluroso verano, porque la condensación no sólo puede ocurrir en invierno, sino también en verano.

En los días de bochorno (aire caliente y húmedo) querremos enfriar la vivienda posiblemente mediante un equipo de aire acondicionado que enfriará el aire saturado de humedad que, al perder temperatura, depositará el agua en las superficies frías.

La carpintería de PVC para ventanas incorpora cámaras en su diseño que dividen el espacio interior de los perfiles, de modo que las temperaturas extremas de frío o calor en el exterior no llegan a estar en contacto con la temperatura de confort en el interior de la habitación, con otras palabras, los perfiles de PVC evitan la condensación.

Acciones que ayudará a evitar la condensación en las ventanas:
  • Reduzca la humedad interior, aumentando la ventilación o el movimiento de aire al abrir puertas y/o ventanas, o también mediante la apertura del oscilobatiente. Con esto conseguimos introducir aire más seco en la vivienda, con lo cual va a hacer más difícil que aparezca la condensación. Utilice ventiladores cuando sea necesario.
  • Mantener una temperatura ambiente superior a 18ºC.
  • Cubra las superficies frías, tales como las tuberías de agua fría o las paredes de sótanos, con aislamiento.
  • No utilizar materiales plásticos o muy densos para cortinas o estores.
  • Las habitaciones con plantas o en las que duermen más de una persona, no deben cerrarse totalmente durante tiempo prolongado.
Acciones que ayudaran a reducir la humedad:
  • Utilice el aire acondicionado y/o deshumedecedor cuando se requiera.
  • Active el ventilador del cuarto de baño o abra la ventana cuando se duche. Utilice ventiladores de extracción o ventanas abiertas siempre que se cocine, se utilice el lavaplatos, la lavadora, etc.
  • Cuando sea posible ventile al exterior los artefactos que producen humedad, tales como las secadoras, las estufas… (producen vapor de agua e incrementarán la humedad a menos de ventilarse al exterior.)

En definitiva, evitar el fenómeno de la condensación y sus molestas consecuencias es cuestión de dos pasos:

  1. Seguir las medidas expuestas anteriormente.
  2. Colocar en su vivienda alguna de nuestras ventanas completamente eficientes fabricadas con perfiles de PVC Rehau y vidrios especiales Climalit Plus.

¿Hablamos de sus ventanas?

Recogemos y tratamos sus datos personales con el único fin de proporcionarle información sobre nuestros servicios. Por favor, lea nuestra política de privacidad.


captcha